DESTACADO
  • 17 de 06 del 2024

"México enfrenta saturación hospitalaria ante nuevo peak de COVID-19"

México se enfrenta a un nuevo desafío en la batalla contra el COVID-19, con un incremento alarmante de casos que ha llevado a la saturación de 10 hospitales clave en el país. Las autoridades de salud informan que estos centros sanitarios registran una ocupación de camas entre el 80 y el 100 por ciento, lo que pone de manifiesto la severidad de la situación.

En el corazón del país, la zona centro se ha convertido en el epicentro de esta crisis sanitaria. Con la mitad de los hospitales afectados ubicados en esta región, las entidades como la Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo y Querétaro enfrentan una presión sin precedentes sobre sus sistemas de salud. Hospitales como el General del Valle de Ixmiquilpan en Hidalgo y el General Regional 46 de Guadalajara en Jalisco reportan una ocupación del 100%.

Este aumento de casos ha llevado a cambios significativos en la vida cotidiana de los mexicanos. Las escuelas han reintroducido medidas como el uso obligatorio de mascarillas, y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) urge a la comunidad a completar sus esquemas de vacunación y retomar medidas preventivas.

La Red IRAG, en colaboración con la Secretaría de Salud y la UNAM, ha estado monitoreando de cerca la ocupación hospitalaria. A pesar de una ligera reducción en algunos hospitales que estaban al límite, la tendencia general es de un aumento en la ocupación. Este escenario pone en relieve la importancia de medidas de prevención como el distanciamiento social y el uso de cubrebocas, especialmente en espacios públicos.

Además de la alta ocupación en camas generales, la situación en unidades de cuidados intensivos es igualmente crítica. El Hospital Regional Otomí Tepehua en Hidalgo, por ejemplo, ha alcanzado una ocupación del 100% en camas con ventilador.

Frente a esta situación, expertos en salud pública enfatizan la necesidad de estrategias integrales que abarquen desde la prevención y el tratamiento hasta la vacunación. El aumento de casos de COVID-19 en México no solo es un recordatorio de la persistencia del virus, sino también de la necesidad constante de vigilancia y adaptación a un entorno sanitario en constante cambio.