DESTACADO
  • 17 de 06 del 2024

"Intenso debate sobre la reforma sanitaria en Colombia: Gobierno demanda a 21 EPS por incumplimiento financiero"

En un contexto de creciente tensión en el sistema de salud colombiano, el Ministerio de Salud, liderado por Guillermo Alfonso Jaramillo, ha lanzado un contundente ataque legal contra 21 Entidades Promotoras de Salud (EPS). Esta acción se produce en un momento crítico, cuando el Congreso se prepara para retomar el debate sobre una controvertida reforma de salud que podría significar el fin de las EPS.

La demanda, interpuesta ante el Juzgado Contencioso Administrativo de Bogotá, acusa a las EPS de incumplir con la obligación de "constituir y mantener reservas técnicas" esenciales para garantizar el pago de los servicios de salud. El informe de la Superintendencia de Salud de 2023 revela una notable falta en las reservas técnicas de varias EPS, basada en datos proporcionados por las mismas entidades. Entre las implicadas se encuentran Comfenalco Valle EPS, Compensar EPS y Sanitas.

La Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi), que representa a las EPS, ha expresado su sorpresa ante esta acción legal, señalando que el Ministerio debería priorizar la inspección y el control antes de recurrir a los tribunales. Ana María Vesga, presidenta ejecutiva de Acemi, argumenta que las dificultades financieras de las EPS se deben a insuficiencias en la Unidad de Pago por Capitación (UPC), el valor anual asignado a cada afiliado al sistema de seguridad social.

Este conflicto legal surge en un momento en que la sostenibilidad del sistema de salud colombiano está en crisis. Las EPS se enfrentan a una escasez de recursos que afecta tanto a su estabilidad financiera como a la calidad del servicio a los pacientes. En noviembre, se generó controversia cuando se denunció que la Supersalud había manipulado datos para perjudicar la imagen de las EPS. Aunque inicialmente se reportó que 20 de las 24 EPS no cumplían con la reserva técnica necesaria, una investigación de El País de España reveló que en realidad eran 14, y el déficit era significativamente menor de lo anunciado.

Esta situación plantea interrogantes críticos sobre la eficacia y transparencia del sistema de salud colombiano. Con el inminente debate sobre la reforma de salud, el futuro de las EPS y la calidad del servicio de salud en Colombia están en juego.